Navegadores Web, Por qué Internet Explorer




Internet Explorer

Por qué usar Internet Explorer como tu navgador Web. Ventajas y desventajas

En numerosísimas ocasiones he visto artículos o post publicados en sitios de Internet haciendo referencias y comparativas de entre navegadores Web como Internet Explorer, Mozilla Firefox, Opera, Safari, y por último, Chrome

Realmente es complicado saber elegir cuál se adapta más y mejor a nuestras inquietudes y nuestras exigencias de cara a Internet, en lo que englobamos, métodos de uso, seguridad, fiabilidad, entre otras muchas…

En este artículo, tal y como comento en el título del mismo, quiero referirme a “por qué utilizar Internet Explorer”. No dedicaré este tiempo a explicar por qué no debemos de utilizar otro navegador distinto a Internet Explorer, pues no es mi intención hacer comparativas, si no que intentaré explicar el por qué yo utilizo este navegador, y por qué pienso que es el mejor navegador.

Comencemos hablando de la historia de Internet Explorer:

El proyecto Internet Explorer se inició en el verano de 1994 por Thomas Reardon y, posteriormente, dirigido por Benjamin Slivka, aprovechando el código fuente de Spyglass, Inc. Mosaic, uno de los primeros navegadores Web comerciales con vínculos formales con el navegador pionero NCSA Mosaic.

La primera versión de este explorador Web se lanzó en 1995, con su versión 1.0, incluida en el paquete Microsoft Plus! para Windows 95.

Primer Internet Explorer

Un año más tarde, en 1996 lanzaron la versión 1.5, adaptada para poder utilizarse en sistemas operativos Windows NT 3.x y en donde ya incluía soporte para comunicaciones seguras (SSL), y las famosas Cookies, entre otras… A finales de Agosto de 2006 se lanza la versión 3.0, ya con soporte mejorado para HTML, CSS, y Microsoft DOM y a partir de aquí, las mejoras fueron progresivas, hasta llevar a la versión 6.0, y 6.0 SP1, las versiones de Internet Explorer más utilizadas hasta la fecha, las cuales aún se continúan utilizando, a pesar de que estamos empezando a estar impacientes por conocer la versión 8 final.

Podremos visualizar el historial completo y detallado de versiones de Internet Explorer en la Wikipedia, en: http://es.wikipedia.org/wiki/Internet_Explorer

Lo que hasta ahora hemos podido comprobar, es que la historia de este navegador es larga, lo que, indudablemente, le otorga experiencia. Tras muchos años de desarrollo y colaboración de muchos usuarios y otras muchas empresas, y con muchos millones de dólares invertidos cada año en el desarrollo de este aplicativo, confirmamos que la experiencia adquirida es seria, solvente y fiable.

Un punto importante para poder definir bien un navegador, y sobre el punto en el que más me centraré en el artículo, será sobre la seguridad del mismo:

Estoy 100% seguro de que muchos de mis lectores opinarán que Internet Explorer es el navegador más inseguro, pero lamentablemente os tengo que quitar la razón, además que os diré los motivos de por qué discrepo, cuándo alguien dice que Internet Explorer es el navegador más inseguro:

Cuándo una empresa desarrolla un programa que tiene una clara vocación a Internet (englobando aquí a navegadores, antivirus, herramientas Web, etc.) y cuándo esta aplicación es utilizada por más de un 67% de los internautas, es muy sencillo para un usuario malintencionado localizar errores, Bugs, agujeros, etc. Esto es simple estadística (y las matemáticas no fallan), cuánta más gente lo utilice, más probabilidad de acertar en un ataque.

Aunque la verdad, los navegadores “libres”, como Mozilla, Opera, Chrome, Safari, también reciben ataques, por supuesto, y que nadie piense que no los reciben; y también tienen sus Bugs y sus agujeros de seguridad y sus debilidades, si no, recuerden cuándo salió Google Chrome, menuda cantidad de vulnerabilidades le encontramos en su primera semana de vida…

Entonces, ¿Cuál es el navegador más seguro? Si un navegador cuándo sale al mercado ya se le están buscando vulnerabilidades para explotarlas y descargar beneficio de ellas, entonces no debería de utilizar ningún navegador, por que como ninguno es seguro, no utilizo ninguno. Aunque también existe otra posibilidad, instalo un Visual Basic y me genero un navegador hecho por mí, que como nadie lo conoce, nadie me va a atacar mi navegador, ¿no?

Aquí entra en juego un pequeño dilema que seguro que mucha gente lo tiene “aparcado” en la mente, y que de vez en cuando se acuerda: Si utilizo Internet Explorer, que es el navegador más conocido, tanto por usuarios éticos como por usuarios no éticos, es el navegador que más ataques recibe, ¿cuál es el punto que separa la fiabilidad de un navegador y la seguridad del mismo con la seguridad en la red? Me explico… Lo ideal sería utilizar un navegador para determinadas acciones, y utilizar otro navegador para otras determinadas acciones, pero así nos volveríamos locos. Entonces, ¿cuándo debo de utilizar uno, y cuándo debo de no utilizarlo? ¿Cuál es ese punto, ese momento en el que debo de cambiar?

Ni idea… Es más, no creo que nadie pueda contestarme a esta pregunta con certeza. Es como cuándo te compras un coche, igual te compras un Toyota y te sale horrible, cada dos por tres en el taller, en garantía, etc. e igual te compras un Daewoo y te sale estupendo y tiras con ese coche 12 ó 15 años… Con los navegadores ocurre algo similar: te descargas la versión 2.0 de Mozilla y te llueven los ataques, o te descargas la versión 2.0.1 de Safari y la instalas en un Windows XP y te lo rompe… en fin.

Recuerdo cuándo salieron las múltiples noticias de que se encontró una posible solución a un problema en los servidores DNS que venía rompiendo la cabeza de muchos durante los últimos 25 años… Sin embargo, Microsoft tardó únicamente 3 días en lanzar una actualización, para una “supuesta” solución. Quiero hacer referencia a ¿cuánto tiempo tarda Microsoft en lanzar una actualización a un problema reconocido, sea un problema ocasionado por Microsoft, o por un tercero? Muy poco, y esa manía de Microsoft de lanzar actualizaciones cada cierto tiempo para mantener seguros los sistemas de cara a los nuevos ataques y vías delictivas “inventadas” por hackers y crackers, es una costumbre extraña, ¿verdad? Más que nada por que no conozco a ningún otro navegador que haga lo mismo, que mantenga a sus usuarios actualizados casi al tiempo que surgen los “problemas”. Sólo eso muestra preocupación, inversión, interés, y muestra que por algo es el navegador más utilizado.

Al igual que mantener al día las actualizaciones, un punto importante es el tema de soporte técnico, pues, ¿quién no ha tenido nunca un problema, una duda, un error sobre algún software en concreto? Todos sabemos que el soporte técnico que ofrece Microsoft es inmejorable; a través de teléfono, infinidad de páginas Web dedicadas a ofrecer soporte sobre productos, foros técnicos (regulados por profesionales debidamente seleccionados por Microsoft, lo que asegura que no nos estén dando gato por liebre en alguna respuesta), Blogs, redes sociales, grupos de noticias, seminarios, laboratorios virtuales, etc. impresionante. ¿Tienes algún problema con tu navegador Internet Explorer? No te preocupes, que soluciones podrás encontrar por un tubo. Existen muchas aplicaciones, sistemas operativos, etc. que tengan soluciones de soporte, pero, ¿de cuál de ellas tengo que fiarme? Si buscamos foros de ayuda sobre sistemas Linux, o sobre alguna aplicación, ya sea un navegador, un antivirus, etc. encontraremos infinidad de páginas Web que están ofreciendo soporte en foros ó Blogs dedicados a esa aplicación en concreto, pero prácticamente ninguna es oficial, por lo que te tendrás que fiar de lo que te responda un individuo al otro lado de la pantalla, y crucemos los dedos para que lo que nos está indicando no termine por dejarlo peor de lo que estaba, pues estos casos ya se han dado. Microsoft, como comentaba al inicio, ofrece servicios de auto-soporte, ayuda en línea, foros, Blogs, seminarios, laboratorios, e infinidad de recursos en multitud de idiomas, siempre moderados por profesionales escogidos por Microsoft, lo conocidos como ‘Microsoft MVP’.

Otro punto importante y ya para terminar: la lógica: Si tengo un ordenador HP, ¿por qué comprar un reproductor de DVD de la marca LG? Debería de comprarlo HP, ¿no?

Si tengo un ‘Opel Astra’ ¿por qué llevarlo a un concesionario SEAT para que le cambien el aceite? ¿Quién hace eso?

Si trabajo con Microsoft Windows, ¿por qué instalar Opera como navegador y Thunderbird como cliente de correo? Ejemplos así podríamos poner muchos…

Experiencia, fiabilidad, actualizaciones, soporte y lógica: estos son las razones que tengo y considero que son lo bastante importantes para que Internet Explorer continúe siendo el navegador predeterminado, tanto en mi lugar de trabajo, como en mi casa.

En fin, ya para terminar: No era mi intención hacer ninguna crítica a ningún otro navegador que no sea Internet Explorer, pues me parece espléndido que existan usuarios expertos en Internet que se dediquen a mejorar estos navegadores y que lo hagan sin ánimo de lucro, pues es lo que realmente mueve Internet. Aunque igual que digo una cosa, digo la otra; Los navegadores “libres” deben de mejorar mucho, deben de machacarse mucho para poder lograr fiabilidades y seguridad tal como la que aporta Internet Explorer, deben de mejorar la experiencia del usuario, y hacer que este no solo se encuentre cómodo navegando por Internet, si no que también se encuentre seguro; y es ahí donde yo les tengo que suspender.

Desde aquí y ahora, me despido. No espero haberos hecho cambiar de opinión, ni hacer que nadie deje de utilizar su navegador habitual, simplemente he pretendido que tengáis una visión objetiva de cuál es el beneficio que ofrece un navegador como Internet Explorer, sin comparaciones.

Compartir!